jueves, 15 de septiembre de 2016

Bodegón Crawl Episodio III - La Marina

No todos los lugares pueden tener un sobrenombre "pintoresco" como 'El Vómito', pero, en su lugar, otros no necesitan tenerlo, y tal es el caso de "La Marina".

A primera vista, o mejor dicho, a primera mención, uno pensaría que estamos hablando de uno más de entre el puñado de buenos lugares para comer pescado y 'bichos de mar' que posee la ciudad, pero no, estamos hablando de más, de mucho más. La Marina es, y podemos decirlo a toda honra a pesar de su amplia decoración marítima y variedad de frutos marinos fauna marina en su menú, un bodegón hecho y derecho.
Cabeza disecada de pez-no-identificado junto
a un.. ¿cuadro? de "El Gaitero", marca que
fuentes afirman sería la sidra más envidable
de Asturias (disponible en este lugar)

No sólo podemos considerarlo sin lugar a dudas un bodegón, sus cualidades (como verá usted luego en el puntaje) son ampliamente bodegónicas, empatando o incluso superando al Comedor Balcarce Vómito en su Peronitud. Y es que, efectivamente, desde que uno ve los precios en la carta no puede evitar sonreír ante las pequeñas (y no tanto) diferencias de costos ante otros locales hipotéticamente baratos de la ciudad y, siguiendo con la decoración del lugar, el feeling la actitud de los mozos (cuya edad media incluso supera los 50, todos masculinos nuevamente), simplemente todo aporta a aumentar el puntaje de este local.

Antes de proseguir cabe aclarar que, a pesar del nombre y su decoración (y el olor incipiente a comida marítima que, si bien no se siente, indudablemente deja su marca invisible en la ropa), La Marina tiene una interesante selección de comidas no.-marinas, e incluso vegetarianas.

Prosigamos: durante toda la noche "San Felipe Caramagnola" fue un comensal más en la mesa, aunque sin llegar al "tubo per cápita" (en parte porque la caramagnola es un envase no precisamente cilíndrico), definitivamente dejó una cierta embriaguez alegre que probablemente pueda notarse en la falta de elocuencia de estas líneas esta noche. Aún resta evaluar sus efectos a la mañana siguiente, pero tomando las palabras de nuestro kinesiólogo de cabecera: es un vino guerrero; no patea en contra como el "vino de mesa" promedio, y aunque no tiene una estirpe reconocida, sí acompaña decentemente cualquier comida.

Suficientemente discutido el lugar y la bebida (y los precios y la atención), vamos a lo importante, el mofi: contando con 5 comensales, nos dimos el gusto de atacar el menú desde varios frentes; Surubí a la marinera, Arroz con calamares, Mondongo, Ravioles y Boga asada, plus la guarniciones de puré aquí y allá, las cuales fueron ampliamente alabadas por el Gamedev-barba-roja y la Bruja de la Torre.

Acabada la faena, todos estuvimos tan llenos que hubo que pedir postre. De hecho: una persona no pidió postre por estar demasiado llena, pero uno de los mozos, en un display espectacular de bodegonez, no dudó en traer uno de los postres con una cuchara extra y sonrisa cómplice y, a excepción de una Macedonia adornando un rincón de la mesa, en un lugar tan típicamente asturiano la Zingarella debió ser vox pópuli.

Volviendo al consenso popular, la votaçao (en serio, dejen el mouse sobre lo que les de curiosidad, no lastima):
  • Bodegonez (del servicio): 100%
  • Bodegonitud: 100%
  • Bodegonancia: 90%
  • Sabrocez: 91%
  • Peronitud: 99%
  • Tubos per cápita: 3 de ¾ c/5
  • ¿Da para postre? Zi-ngarella (perdón, fue mas fuerte que yo)

2 comentarios:

  1. Nota de color que quedó en el tintero: todos los platos del menú está minuciosamente traducidos al inglés entre paréntesis, lo cual lleva a conocer peculiaridades, como ser los nombres en inglés de ciertos pescados que uno nunca tuvo idea como pedir si viajase al exterior, y ciertas cosas que ya en español dan curiosidad, traducidas directamente desafían las leyes de la lógica.

    ResponderEliminar
  2. Nota número 2: se llena igual o peor que el Vómito, pero aceptan reservas. Ir con mesa reservada equivale a sentirse un bacán, ir sin reserva equivale a esperar quizás horas para poder sentarse.

    ResponderEliminar